En otros posts ya hemos hablado largo y tendido sobre cómo registrar una marca en Valencia, así que en esta ocasión haremos un rápido recorrido entre algunas de las patentes más importantes de la humanidad:

- Empecemos con el invento de la bombilla incandescente, que erróneamente se le atribuye a Edison, pero lo cierto es que fue de Warren de la Rue. Esto pasó en 1940, pero tuvieron que pasar 35 años hasta que Henry Woodward y Matthew Evans patentaran una variación de la idea de Warren de la Rue en Canadá, con las mejoras que estos 2 científicos añadieran después de tanto tiempo. 4 años más tarde Edison decidió comprar su patente, ya que estos no habían tenido recursos ni financiación suficiente para llevarla al mercado.

- El teléfono. Nuestros consejos sobre cómo registrar una marca en Valencia hubieran venido muy bien al inventor del teléfono. En 2002, el Congreso de los Estados Unidos hacía oficial el reconocimiento de la invención del teléfono a Antonio Meucci, 200 años después. Muy tarde, pues todos tenemos y tendremos siempre en la memoria a quien se apropiara del logro, Alexander Graham Bell. Sin embargo, no fue el americano, sino el italiano la persona que fabricó el primer prototipo de dispositivo telefónico.

Desde MGM Patentes y Marcas insistimos en la vital importancia que tiene el registro de una idea o producto. Aunque la patente de Bell terminó en 1893, y en 1887 ya se intentó anular por primera vez, en los libros de Historia todavía aparece el nombre del norteamericano, y no el de Meucci como inventor del teléfono. Evita ser Muecci, hay muchos Graham Bell en el mundo...